Conclusiones de la Cumbre del Clima 2019

La Cumbre del Clima edición número 25 (COP25), ha sido uno de los temas más importantes a nivel mundial en estos días. Ha concluido en Madrid el 15 de diciembre con la adopción de un acuerdo, denominado “Chile-Madrid Tiempo de Actuar”. Que sienta las bases para que en 2020 en la próxima Cumbre de Glasgow, los países presenten compromisos de reducción de emisiones más ambiciosos para responder a la emergencia climática. De modo que, Naciones Unidas pueda elaborar un Informe de Síntesis previo a la COP26 que indique dónde estamos respecto al objetivo del Acuerdo de París de mantener la temperatura del planeta por debajo de 1,5ºC.

 COP25Madrid

Como avances que han tenido lugar en la Cumbre, para la descarbonización total de un horizonte cercano a 2050, sólo se ha conseguido que 84 países de los 200 presenten un compromiso efectivo en 2020, entre ellos España, Francia, Alemania y Reino Unido. Sin embargo los responsables del 55% de las emisiones mundiales no han mostrado participación, entre ellos EEUU, China, India y Rusia.

Pasada la cumbre, podemos decir que en ésta, una vez más no se han conseguido los objetivos esperados. El mayor acuerdo que se ha podido llegar es incrementar de forma general el nivel de compromiso de cara a la próxima cumbre de Glasgow. Tampoco ha habido acuerdo en la reforma de los mercados de carbono, instrumento fundamental para la consecución de los objetivos climáticos. Sí ha habido compromisos específicos en áreas como el papel de asuntos de género, o el multilateralismo.

Más allá de valoraciones de lo que podríamos haber hecho, y los que no están, o de si es green washing empresarial o marketing político, o no, lo que está claro es que en la sociedad el mensaje ha llegado, nunca antes se había visto una concienciación ante los retos medioambientales como la que se percibe estos días.

Por encima de los temas relacionados con el cambio climático, como la energía y Consumo de Combustibles fósiles, en la cumbre se han tratado otros aspectos influyentes en la sostenibilidad medioambiental del modelo económico, como ha sido la Economía Circular. Según el informe publicado por la Fundación Ellen Mac Arthur este mismo año “Completing th Picture. How the circular economy tackles climate change” existe un enorme potencial para atajar el cambio climático empleando medidas de economía circular. Según el informe publicado el 45 % de las emisiones totales globales de CO2 se deben a la fabricación de productos. Llevando a cabo medidas de economía circular se podría llegar a reducir esta fracción en un 45 %.

Entre las medidas propuestas se encuentran la actuación en el diseño de productos (nuevos materiales, reducir residuos, diseños que los hagan más circulares), mantener éstos en uso (reutilización y reciclaje) y la regeneración de los sistemas naturales. A nivel sectorial existen enormes oportunidades de reducción del impacto en el cambio climático en la industrial de manufactura, en los materiales de construcción, afectando en los materiales de construcción, en la movilidad y en la producción de alimentos, afectando en la agricultura y ganadería.

No cabe duda de que existe una enorme oportunidad de luchar contra el cambio climático implementando medidas de economía circular, y la gestión de los residuos juega un importante papel en esto.

Prueba de este importante papel de la economía circular en la cumbre del clima ha sido la celebración de eventos de gran trascendencia en torno a este tema, como la presentación en el seno de la cumbre de la Federación de Municipios y Provincias de la Estrategia Local de Economía Circular, en la que se establecen objetivos y recomendaciones sobre cómo los municipios deben aproximarse a la economía circular, y cómo no a la gestión de los residuos

Centrándonos en la Comunidad autónoma de Andalucía, concretamente en la provincia de Sevilla. Destacamos que es una de las ciudades más amenazadas por el cambio climático. Los terrenos en los que se asienta eran en la prehistoria zona de marisma, por lo tanto, la subida de las aguas pone en peligro a toda la zona que rodea el río Guadalquivir. Es por ello que el Ayuntamiento ha puesto en marcha un decálogo de medidas para que la ciudad pueda afrontar el futuro con garantías. Entre los puntos a tratar será una mejora y aumento del transporte público, mayores restricciones de tráfico, fomento de combustibles alternativos no contaminantes, fomentar el reciclaje entre otros.

Desde la Cátedra de Gestión de Residuos en la Economía Circular de la Universidad de Sevilla llevamos a cabo iniciativas de difusión, docencia e investigación y desarrollo, para ampliar el alcance de nuestras actividades, llegar a más personas y hacer mejores cosas.

 

 

 

 

 

 

Cátedra de Economía Circular. Universidad de Sevilla. Escuela Técnica Superior de Ingeniería. Camino de los Descubrimientos s/n 41092 SEVILLA Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@Catedra Economia Circular - Maqueta: 2grcolor